viernes, 4 de abril de 2014

Westfleteren 12, la mejor cerveza del mundo

 

comparar_seguros2Si bien, nada hay más arbitrario que el gusto, a través de certámenes y consensos, se puede afirmar por mayoría, rarísima vez por unanimidad, qué cosa es mejor que la otra. Pues eso, la comparación. Dicen también, que nada hay peor que la comparación, cuando de personas se trata, porque siempre habrá alguien mejor que tú, como peor que tú. En todo caso, si no probamos de aquí y de allá, difícilmente nos haremos de un juicio y no tendremos claro cuáles son nuestras preferencias. No es gratis, pero para eso uno trabaja.

westvleterenRegresada de un viaje de trabajo por Bélgica, mi esposa me sorprendió –gratamente, hay que decir- con una botella obscura y sin etiqueta, con un anillo superior que reza «Trappistenbier» y en cuya chapa (tapa) de letras amarillas se lee: Trappist Westvleteren 12. Bevat. Para los más de los conocedores, la mejor cerveza del mundo. Según la Wikipedia en inglés, Westvleteren es una cervecería belga fundada en 1838 dentro de la abadía trapense de San Sixto de Westvleteren, en el municipio belga de Vleteren, no muy lejos de Poperinge, la ciudad productora de lúpulo, y a la ciudad medieval de Ypres. Generalmente, se refieren a la cervecería y a sus cervezas como Westvleteren. Las tres cervezas de la cervecería han adquirido una gran reputación internacional por su sabor y calidad, siendo considerada por un porcentaje de aficionados a la cerveza y jueces de ser "la mejor cerveza del mundo" (particularmente, la Wesvleteren XII, según Beer Advocate). Luego de bajar su temperatura a 6-8 grados Celsius, procedimos a brindar con ella. En nariz, fragante, frutada, dulce, perfumada. Espumosa (Bier ist nicht Bier ohne Schaum, sentenciaría un alemán), con un brilloso marrón que recuerda a la madera, y ciertamente, a la azúcar rubia se utiliza en su producción. En boca, acentuado sabor que sorprende al primer trago, como con los buenos vinos; cremosa y elegante, memorable sin duda. Altamente recomendable, aunque sólo se pueda acceder a ella de forma tan remota, en contados establecimientos belgas. Quizá su accesibilidad la vuelva tan valiosa.

mahrs-brc3a4u-ungespundet-lager-hefetrc3bcb-labelSin embargo, y que me perdonen los puristas, hasta el día de hoy, ninguna ha podido destronar a la Mahr’s Bräu de Bamberger. Ungespundet-hefetrüb, según precisa su etiqueta. Regalo tan agradecido de mi amigo alemán Volker, que trajera de Bavaria y compartiéramos un caluroso verano en California. El fallecido connaisseur Michael Jackson, The Beer Hunter, la describe de esta manera: «It has an alcohol content of around 4.1 percent by weight, 5.2 by volume. It pours with a big, creamy, long-lasting, head; has a golden-bronze color; a wonderfully fresh, perfumy; hop aroma; a remarkably smooth, almost oily, malty, palate; very fresh flavours; and a spritzy finish. It is beautifully balanced, but leans to the dry side. This is a delicious, appetising beer and a true taste of Germany's fast-vanishing artisanal tradition». No lo traduzco por temor a perder la musicalidad de su descripción. Hay cosas en la vida que sólo se pueden saber a través del paladar.

Publicar un comentario