miércoles, 2 de abril de 2014

No tan cuestión de dos

 

chamanLa magia, luego el arte, luego la religión y luego la ciencia, han sido y siguen siendo, los canales por los que el ser humano le da respuesta a las grandes interrogantes de la vida, y a las más pequeñas, también. Es tan así, que un solo hecho puede involucrar las cuatro. Por ejemplo, una depresión puede deberse a un acto de brujería, o a la falta de inspiración, o a un pecado capital o a un desbalance químico en el cerebro. Y sus circunstancias, son susceptibles de igual ejercicio una y otra vez. Por lo tanto, cuando determinada sociedad discute (del latín discutĕre, disipar, resolver) sobre un tema trascendente, su solución bien puede ser mágica, artística, religiosa y/o científica, aunque cueste creerlo. Y antropológicamente, quizá todas tengan una misma validez aunque no una misma vigencia.

matrimonio120913En el Perú se ha renovado el debate sobre el Proyecto de Ley N° 2647/2013-CR, que establece la unión civil no matrimonial para las personas del mismo sexo, es decir, el grupo poblacional LGBTI (léase, lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex). Esta iniciativa legislativa fue presentada por el congresista Carlos Bruce -homosexual confeso- con la finalidad de «establecer los derechos y deberes, de carácter patrimonial y no patrimonial, derivados de la unión voluntaria de dos personas del mismo sexo. De esta forma, se plantea regular aspectos no contemplados en la legislación nacional, como el derecho a tomar decisiones ante situaciones de emergencia en la salud; la visita al compañero o compañera civil en un hospital, centro médico o cualquier establecimiento de salud; acceso a la seguridad social, a los alimentos, a recibir protección contra la violencia familiar y otros beneficios de promoción social que pueda brindar el Estado». (Fuente: Defensoría del Pueblo).

beau-petit-ami-homosexualidad-berrdeley_MLA-F-130727683_5935Esta reivindicación social también se sostiene en una declaración del Comité de Derechos Humanos de la ONU, que en su último informe periódico ha instado al Estado Peruano a «establecer clara y oficialmente que no tolera ninguna forma de estigmatización social de la homosexualidad, la bisexualidad o transexualidad, o la discriminación o la violencia contra personas por su orientación sexual o identidad de género». Igualmente señala que nuestro país «debería modificar su legislación con el fin de prohibir la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género». El Perú se ubica en el puesto 113º de 138 países evaluados en torno al reconocimiento y garantía de los derechos de esta población. Ello refleja que las personas LGTBI sufren una situación compleja en la que son discriminados de modo cotidiano y sobre dicha discriminación existe una aceptación social que no deberíamos permitir que se siga manteniendo. Como lo ha señalado el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, la cultura y la tradición jamás pueden ser utilizadas para negar derechos a nadie. O sea, por lo legal, todo bien.

250px-Hieronymus_Bosch_089Habría que asegurarle a los más ortodoxos que no se trata de «normalizar» la homosexualidad o su modus operandi. Cada quien tiene derecho a hacer con el orto lo que le plazca; obviamente, asumiendo las consecuencias. Tampoco se trata de volverla una práctica moral, o incluso ética. Simple y llanamente, se trata de reconocer un derecho civil, real, patrimonial. Una reivindicación justa, en términos aristotélicos, sobre la que subyace la amenaza de que hoy sea esto y mañana el matrimonio, la adopción y consecuentemente, el Armagedón apocalíptico. Entonces, sí tiene que ver con la religión (el cardenal ha pedido un referéndum, a sabiendas de que un 65% de la población está en contra). Y sí tiene que ver con la magia (he oído a más de un chamán que ofrece curar la homosexualidad). La democracia es el respeto de las mayorías por las minorías. Y ser heterosexual como la gran mayoría no me da derecho a negar el derecho de otros. Más aún, si se nace homosexual. Que lo descubran en la adolescencia o lo acepten en la adultez no lo cambia, viene de fábrica. Te gustan o no te gustan los de tu mismo sexo. Una gran amiga mía, astróloga y maestra reiki, me confesó que cuando lee la carta astral de sus clientes, aparece claramente en su nacimiento la orientación sexual futura. Y cuando se los comenta, siempre acierta. «Se nace gay», afirma. Aunque quede clara mi posición liberal, apoyémonos de la ciencia para formarnos un juicio y colectivamente, reivindiquemos lo que se tenga que reivindicar. Porque de eso se trata: reivindicación (del latín res, rei, cosa, interés, hacienda, y vindicāre, reclamar), o lo que es lo mismo, reclamar o recuperar alguien lo que por razón de dominio, cuasi dominio u otro motivo le pertenece (RAE en su cuarta acepción).

Publicar un comentario