jueves, 6 de junio de 2013

Lavada de cara

 

pictDATO 1.- Hoy el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) le ha dado al Perú una de las mejores noticias en su historia, y vaya que podríamos remontarnos hasta antes del incanato. Ha dicho, a través de su vocero en Lima, Fidel Jaramillo, que el 70% de la población peruana es ya clase media (B-C). Para una población de treinta millones, estamos hablando de veintiún millones, siete veces la población del Uruguay. O sea, más del doble de todos los habitantes de la gran Lima (nueve millones). Ha dicho también, que apenas el 2% pertenece a la clase más privilegiada (A), es decir, unos seiscientos mil y que el 28% restante lo conforman los más pobres (D-E). En este último grupo, una familia de 4 miembros vive con menos de un dólar al día. Y en el otro extremo, el de los adinerados, una familia también de 4 miembros, vive con por lo menos doscientos dólares al día. Evidentemente, y esta no es una buena noticia, estamos en la región más desigual del planeta. Y joda a quien le joda, la inclusión social de la que tanto habla el presidente Ollanta Humala, no es una medida populista, sino que urgente y necesaria.

golf105nd4DATO 2.- Lima Metropolitana está conformada por 43 distritos, en donde habitan ciudadanos de los cinco niveles socioeconómicos (de la A a la E). De entre todos ellos, podemos distinguir dos grupos: la Lima top (San Isidro, Miraflores, Santiago de Surco, San Borja y La Molina) y la Lima Moderna (Pueblo Libre, Magdalena del Mar, San Miguel, Lince y Jesús María). En el primer grupo, el metro cuadrado se cotiza entre los dos mil a los cinco mil dólares, dependiendo de la ubicación. Y en el segundo, de los mil a los dos mil dólares. Con tasas hipotecarias promedio del 10% anual, y créditos de 15 a 20 años, sólo podrían acceder a vivir en estos diez distritos familias de los segmentos A y B. Por ejemplo, un departamento en Magdalena del Mar de 120 m2 (240 000) con una cochera (15 000 dólares), a 20 años, equivale a 510 000 dólares, o lo que es lo mismo, un pago mensual de 2 125 dólares.

olim_1366x570_exterior05DATO 3.- No, nadie lo habría predicho hace unos diez años. Crecer a un ratio de 6% anual en el PBI, las últimas dos décadas, ha generado todo esto. Más que por impulso gubernamental, por el emprendedurismo de su gente. Y hoy, según me cuentan, incluso en alguna facultad de la Universidad de Harvard se está estudiando el llamado “milagro peruano”. El pequeño gran detalle, es la movilidad social. Más de la mitad de los limeños quieren vivir en estos diez distritos. Y muchos, de los sectores D y E, aún viven en ellos. No es que no tengan derecho, tampoco que no lo merezcan. Pero el incremento de los precios en los bienes y servicios, los irán alejando. La llegada de restaurantes y franquicias internacionales, hoteles cinco estrellas, pequeños centros financieros, shopping centers, más y mejores áreas verdes, edificios de lujo, mayor seguridad ciudadana y en general, un mejor ornato, tiene un costo al que los limeños no hemos estado acostumbrados, pero que alguien tiene que pagar.

1356921551_465456556_3-Lindo-departamento-frente-parque-3d-San-Miguel-Lima-CallaoDATO 4.- Naír, mi hermana, y Jorge, su marido, vuelven al Perú luego de más de seis años. Llegan este junio de Barcelona, su hogar. Ambos son ciudadanos españoles, ambos son profesionales, y ambos pertenecen a la clase media, que no se ha visto tan golpeada por la crisis. Esa Lima que dejaron, de inicios del 2007, muy poco se parece a la de ahora. Y si bien, algo les adelanté en Rusia, donde nos vimos el año pasado, hay que ver para creer. San Miguel, nuestro barrio de toda la vida (aquí también decidí vivir, luego de volver de California), está sembrado de numerosas grúas torre, que ven crecer de a pocos, edificios de quince pisos. Toda nuestra costa al Pacifico ha sido renovada, y la autopista de la Costa Verde luce como cualquier otra del primer mundo. Hoy, se construye ahí el parque más grande de Lima, y en pocos años, será zona habilitada para bañistas. Y a pocos metros, en la vecina Magdalena, se está habilitando un gran espacio para la mundialmente conocida Feria Mistura (el convenio va por seis años), donde se expone lo mejor de la cocina peruana. El 90% de las veredas se han vuelto a construir, y en las esquinas, se han diseñado acceso para el paso de sillas de ruedas. No hay parque que no esté verde y bien cuidado, y que no tenga como guardián, tachos de basura en forma de perros San Bernardo.

3472135560_5ee54ce4f4EPILOGO.- ¡Qué, carajo!, como decía mi viejo, nos lo hemos ganado a pulso. Y hoy, como nunca, nos enorgullece afirmar que somos peruanos. Y hoy, como nunca, resulta que el portero del edificio de tu vecino es francés. Y que el señor que vende caramelos en la calle es español. Y que la guapa chica de portería es argentina. Y que el malabarista de aquella esquina es colombiano. Y que la cocinera de la vuelta es cubana. Y que el gordito que hace kebab es alemán. Y que el que te sirve la cerveza en la barra es norteamericano. Y que el flaco que hace shawarma es tunecino. Y que la profesora de inglés es rusa… y así. Hoy, también vienen de otras tierras a servir y a vivir. Hoy Lima es también capital del mundo. No dejemos que nadie nos lo quite, nunca. La cara, la tenemos bien limpia.

Publicar un comentario