domingo, 14 de marzo de 2010

¿Por qué no lloras?

1213333140067_f Si eres del género masculino, habrás oído de tus parejas esta pregunta, una, cien, mil veces y así hasta el hartazgo. Llorar (del latín plorāre), en la cuarta acepción del DRAE, es sentir vivamente algo. Y ésta –creo- es la definición favorita de las féminas, porque si no lloras, es sencillamente porque no sientes vivamente nada. En mi caso particular, nunca pude hacerle comprender a algunas ex parejas de lo contrario, pues siempre me condenaron por mostrarme frío en las situaciones donde todos lloraban, o cuando –a viva voz- me reclamaba mayor emotividad (ellas lloraban por casi todo). No es que no la tenga –la emotividad, se entiende-, vive Dios que no es así, pero si desde pequeño tu padre te programa a ser fuerte, a no dejarte pisar el poncho y a no mostrar síntoma de debilidad alguno; a ser el refugio donde los demás se van a guarecer cuando sienten peligro; a mantenerte circunspecto cuando todos corren sin norte, llorar es algo a lo que estás negado –al menos públicamente hablando-. Porque un hombre llora en privado y con otro hombre, pero para confesarse, no para convencer o hacer más sentida su voz. Un hombre llora con otro hombre cuando siente que ya no puede más, y es perentorio compartir la carga con el amigo, con el vecino de barra en la cantina, con el compañero de trabajo (siempre que sea fuera de la oficina, y ello no arriesgue su estabilidad laboral). Lloramos para seguir, no por seguir. Lloramos cuando realmente vale la pena. De alegría o de dolor; lloramos cuando algo nos alcanzó el alma, para bien o para mal, y no lo podemos contener más. Pero frente a una mujer… mejor que no. Porque llorar iguala, y no somos iguales. Porque llorar hermana, y no somos hermanos. Porque llorar también humaniza, y por tanto, te expone y te vulnera. Somos humanos, no hay duda, pero si vas a ser la cabeza de tu hogar, o quien tenga la última palabra en la relación, son los argumentos valederos y no las lágrimas los que deben siempre de prevalecer… y eso, no todas las mujeres lo entienden. Por lo menos, ninguna de las mujeres que compartió su vida conmigo.

nacimiento_fenix Por ejemplo, cuando falleció mi padre, y en su lecho de muerte, mientras el doctor certificaba su muerte, mis hermanos me miraban a ver qué hacía. Tuve que tragarme hasta mis lágrimas, y mantener la serenidad del caso… y así pudimos completar con todos los trámites de Ley y agilizar el procedimiento mortuorio. De haber llorado, como fila de fichas de dominó, se habrían caído todos, y no hubiéramos sabido qué hacer.  O cuando en el Aeropuerto Internacional de San Francisco, veía alejarse a mi esposa y a mi hijo, e iniciar una separación de ocho meses. Mientras André, con menos de dos años, volteaba su carita y levantaba su manita y apenas la movía para decirme adiós con la seña. No saben, se me partía el alma y quería gritar de dolor… pero no podía, no podía dejarle esa última imagen de su padre, y sólo atinaba a sonreír, como el payaso que finge estar feliz, para complacer a su público.

    
1z4g11s Somos felizmente tan distintos los hombres de las mujeres. Y lo celebro y lo celebraré siempre. Por lo tanto, no pretendan que seamos iguales, déjennos con nuestras diferencias, con nuestros modos de ser que nos afirman como hombres, y que, como las rosas, no tienen un por qué. Llorar no está mal, pero la carga emocional que encarna es diferente a la que ustedes, mujeres, le dan. Sino, volvamos a repasar la letra de Lágrimas, y de paso escucharla con una copa de vino en la mano (Vídeo de Lágrimas en Youtube), nunca mejor interpretada que en la voz de ese gran cantante mexicano, José José, el Príncipe de la Canción Romántica:


Yo siento hundirme y me estremezco
Si veo caer tus lágrimas
Yo me arrepiento del mal que haya hecho
Si veo caer tus lágrimas
Yo te consuelo, te abrazo y te beso
Si veo caer tus lágrimas
Y no quisiera ya nunca
Volver a enjuagar tus lágrimas
Lágrimas, el lenguaje mudo de tu pena
Lágrimas, la callada voz de tu tristeza
Lágrimas, la expresión mojada de tu alma
Lágrimas, la visible muestra de que me amas
Lágrimas, de pasiones hondas y de heridas
Lagrimas, de dolor profundo y de alegrías
Lágrimas, la palabra fiel de tu amargura
Lágrimas, la verdad final que tú no ocultas… lágrimas.
Yo siento hundirme y me estremezco
Si veo caer tus lágrimas
Yo me arrepiento del mal que haya hecho
Si veo caer tus lágrimas
Yo te consuelo, te abrazo y te beso
Si veo caer tus lágrimas
Y no quisiera ya nunca
Volver a enjuagar tus lágrimas
Lágrimas, el lenguaje mudo de tu pena
Lágrimas, la callada voz de tu tristeza
Lágrimas, la expresión mojada de tu alma
Lágrimas, la visible muestra de que me amas
Lágrimas, de pasiones hondas y de heridas
Lágrimas, de dolor profundo y de alegrías
Lágrimas, la palabra fiel de tu amargura
Lágrimas, la verdad final que tu no ocultas...
Publicar un comentario