lunes, 17 de noviembre de 2008

Más, mucho más que poder del padre

paulo_coello En los '90, cuando se puso tan de moda la llamada literatura espiritual, el carioca Paulo Coelho fue quizá, el escritor más leído de ese género. Y yo, no podía dejar pasar que medio mundo comentara sus novelas, y no tener nada que opinar. Fue así que, haciendo caso omiso de los comentarios de mis amigos puristas, me leí todas sus novelas, por entonces publicadas. La mera neta, no me habría perdido de mucho si no lo hubiera  hecho, sin embargo, la lectura fue agradecida.  Es más, algunos pasajes de las mismas, se quedaron hospedados -sine die- en mi memoria poética. Particularmente, me acuerdo de aquella, en que el padre le pregunta a la hija de 5 años acerca de la temperatura del agua. Ésta va a la orilla y apenas la toca con el dedo del pie y le responde que está fría. Entonces, el padre va donde ella, la carga y la arroja dentro del agua. Una vez que la hija se levanta y recupera de la zambullida, le vuelve a preguntar cómo está el agua, y ahora, le responde que está muy buena. Finalmente, le dice su padre que para tener un conocimiento real de las cosas, hay que sumergirse en ellos (la novela es Brida).

 

hijos Todo esto a propósito del significado de la patria potestad o patria potestas latina. Regulada por casi todas las legislaciones del orbe, es el conjunto de derechos y obligaciones que la Ley reconoce a los padres sobre las personas y bienes de sus hijos (o cuando se requiere, a terceras personas) mientras estos son menores de edad o están incapacitados, con el objetivo de permitir el cumplimiento a aquellos de los deberes que tienen de sostenimiento y educación de tales hijos. En la legislación peruana la encontramos en los Arts. 418º y siguientes del Código Civil (ejercicio, contenido y terminación).

 

NEW 023 Ahí me ven, entonces, practicando lo predicado. El sábado último, nos la pasamos en el Club del Ministerio de Relaciones Exteriores, con un par de diplomáticos amigos, Abel y Juanjo, y sus respectivas familias. No podía dejar pasar la ocasión de hacerle la misma pregunta a mi hijo (sobre la temperatura del agua). Tanto su respuesta, como mi réplica fueron las mismas que plantea Coelho en Brida, aunque al final, los dos terminamos sumergidos en el agua. Patria potestad, o poder del padre, es esa capacidad de sacar lo mejor de nuestros hijos, primerísima obligación. Los hijos, ahora, nos ven como sus iguales, sus pares, de manera horizontal, ya no vertical, como yo mismo con mi padre, a quien siempre lo trataba de «usted», como él a su padre, y así sucesivamente.

 

napoleon_bonaparte1 El emperador Napoleón Bonaparte solía decir: «Dejad que Francia tenga buenas madres, pues entonces tendrá buenos hijos». No esperemos que nos recuerden ser buenos padres o madres. A Unamuno le gustaba más anteponer a la madre, y no le quito razón. Pero vamos, hagamos don de nuestras personas, y empecemos por mejorar la casa, con nuestros pequeños. Cuando nos haya llegado el otoño, es cuando más agradecidos estaremos de haber hecho lo correcto.

Publicar un comentario