martes, 30 de septiembre de 2008

Quisiera ser grande

452x339_qsg2 Fue hasta hace no mucho afamada figura de exitosas producciones cinematográficas nacionales, entre ellas, No se lo digas a nadie o Ciudad de M, de una que otra telellorona (Malicia, Obsesión, Torbellino, Pobre Diabla, etc), además de integrante del reparto de la internacionalmente aclamada Before Night Falls, dirigida por Julian Schnabel y protagonizada por Javier Bardem (al menos a mí, la película me gusto más que la escandalosa autobiografía titulada con el mismo nombre, del escritor cubano Reinaldo Arenas). Adivinaron, me estoy refiriendo al actor peruano, Santiago Magill Moreno, quien a sus 31 años (nació un 17 de enero, en Lima), ha dado un vuelco bastante interesante en su carrera.

quisierasergrandelogo «Quisiera ser grande» es una suerte de documental que se transmite por Canal Plus Tv, más conocido como Canal 6, que copia en parte el formato de Rafo León y de Bruno Giuffra, respectivamente, visitando distintos rincones del país, en la búsqueda de personajes anónimos que a través de su dedicación, esfuerzo, sacrificio, trabajo, innovación, talento, liderazgo, y paro de contar, han logrado el éxito empresarial. Y en esta aventura, se involucra con el trabajo de los mismos, y aunque torpemente, pero con muchas ganas, se pone en el lugar de los trabajadores, más precisamente, en el ejercicio de sus roles. Hay que admitir que la producción tiene calidad de exportación, los diálogos están bien cuidados y fluyen con facilidad, manteniendo la atención de principio a fin. La fotografía, por ratos, nos quita el aliento. Las historias, también.

11929 Hay que reconocer la habilidad de Magill para reinventarse. El que hoy aparece en pantalla, dista mucho del mozuelo alpinchista. Es más, repetidas veces se lo acusó injustamente de ser homosexual, incluso, de mantener una relación prohibida con otro actor nacional, muy amigo suyo, Javier Echevarría. No es que estuviera mal que haya optado por una opción sexual distinta, sino, el que se lo acuse tan alegremente de gay por el solo hecho de interpretar el rol de un bisexual acomodado en una muy popular película, basada en la primera novela del provocador Jaime Bayly Letts. Los apasionados besos con Giovanni Ciccia y Christian Meier, es algo de lo que todavía se comenta.

518PVZ596CL__SS500_ No puedo revelar mi fuente, cercanísimo amigo de Magill, por cierto, quien me comentaba -y lo cito textualmente- que «el hombre le apuntaba a todo lo que tuviera más de un orificio». En otras palabras, oportunidad que se le presentaba con alguna fémina, oportunidad que aprovechaba para acostarse con ella. Luego vendría una etapa de distanciamiento con la prensa, desapareciendo por completo de los titulares amarillistas y/o los programas nocturnos de espectáculos. Etapa que aprovecharía para ingresar a la Universidad jesuita Antonio Ruiz de Montoya, y darse la formación académica de la que carecía. Los frutos los podemos notar en su nuevo programa. Tienen que verlo, es más, se los recomiendo con mucho entusiasmo. Hasta ahora, no me he perdido un episodio, y cuando están por dar las 9:30 pm. los días jueves, tengo reservadas mis palomitas de maíz o tortis, y mi Coca Cola a medio helar. No hay pierde.       

Publicar un comentario