lunes, 7 de julio de 2008

Pelando al cóndor

foto_volcan_misti El departamento de Arequipa, o lo que algunos llaman, la República Independiente de Arequipa, siempre le ha cantado y hasta ha venerado en tiempos no muy lejanos, al gran volcán que adorna, en lontananza, su firmamento: El Misti, cuyo cono casi perfecto tiene una altura de 5,822 m.s.n.m. Está tan arraigado a su folkore, su cultura y hasta su arquitectura, que durante la época colonial, la mayor parte de las casas fueron construidas con el sillar, que es una piedra blanca proveniente de sus calderas. Por esa razón, Arequipa es llamada la Ciudad Blanca.

le-volcan-misti No, no ha sido una travesura del Photoshop. Así es como luce ahora, simple, monócromo, austero, magro, sin gracia, cual cerro pelado de la Costa. Según los registros, la última vez que este volcán demostró algún tipo de actividad resaltante, como por ejemplo grandes fumarolas, fue en el año de 1870. Por tanto, no había causa natural para que desapareciera tan rápidamente la nieve que lo embellecía, que le daba un aire noble, distintivo, fotogénico. Ha sido la mano del hombre, el calentamiento global, la polución, los agujeros en la capa de ozono, la fiebre del petróleo, entre otros, las razones que han dejado sin sombrero a este infeliz personaje. Eso quiere decir, que los grandes cambios climáticos los tenemos a la vuelta de la esquina, que no tardarán en llegar las facturas que nos cobre la Madre Natura, por destrozar su casa, que también es la nuestra.

condor_lg Si en algo se parecía el Misti, con su otrora blanca cabellera, era a la noble ave -aunque carroñera- que anida en su cima y lo acompaña día a día con su majestuoso vuelo: el Cóndor Andino (Vultur gryphus). El ave halada más grande del mundo. Tranquilamente, puede volar  a más de 7,000 metros de altura y planear durante horas sin mover las alas. Esta ave tiene una longitud de 1 a 1,20 metros, desde la cabeza a la cola. Asimismo, la distancia desde la punta de un ala a la otra es de 3 metros o más; con un peso que por lo general ronda en los 11,5 Kg. Si están en Lima, y no la han visto, dense una vuelta por el Parque de Las Leyendas. Si van a visitar el Lago Titicaca, lo pueden ver de muy cerca, en las islas flotantes.

condor2 Ahora, nuestro Misti más se parece al primo hermano del cóndor andino, el Cóndor Californiano (Gymnogyps californianus). Insulso, sin gracia ni elegancia, y hasta hace muy poco, en franco peligro de extinción. Actualmente, no llegan a 300 especimenes, tanto en libertad como en cautiverio. Sin duda, la pobre ave no tiene la culpa. La comparación ha sido únicamente referencial. Un llamado de atención a los amantes del exceso, de la deforestación de los bosques, de la tala indiscriminada, del abuso injustificado de los combustibles, a los señores de la guerra, incluso, a cada uno de los ciudadanos de a pie, porque está en manos de todos, cuidar nuestro medio ambiente. Si la vieja cumbre del pelado Misti vuelve a encanecer, querrá decir, que hemos empezado a tomar conciencia, y a marcar una diferencia.

Publicar un comentario