PALABRAS LIMINARES:





El leit motiv de este blog es comentar, opinar y compartir -sumarísimamente- acerca de mi lectura de algunos libros, artículos, ensayos, etc.; la impresión de algunas noticias, películas, eventos, etc.; el recuerdo de algunas comidas, vivencias, experiencias (propias y ajenas), y demás temas que construyen una conversación entre amigos.



Ojalá que la lectura les sea propicia. Sus comentarios, siempre serán valorados -los comparta o no-.






miércoles, 26 de marzo de 2008

¿Las peruanas, son lindas?

 trekker_in_nepal ¡Vaya discusión la de anoche! Me vinieron a visitar, y a la vez a despedirse de mí, una pareja de amigos norteamericanos -consumados world trekkers-, que casi terminaban su peregrinaje por toda Latinoamérica. Empezaron su viaje en el norte de México, en el estado de Durango, a finales del 2006, y ahora, sólo les faltaba recorrer Chile para completar con su largo viaje. Movido por la curiosidad, caí tentado por un «lugar común», y les pregunté, abiertamente, dónde habían visto a las mujeres más lindas, y dónde a las más feas. Fue difícil llegar a un consenso respecto a las más lindas. Sin embargo, no tardaron mucho en responder. Enumeraron -sin ninguna prelación- a las colombianas, las venezolanas, las argentinas, las uruguayas y las brasileñas, como las más lindas del continente americano, estadísticamente hablando.

maju6 Como las más feas, me dijeron que las mexicanas, las centroamericanas, las peruanas, las ecuatorianas y las bolivianas (curiosamente, países todos con una gran población indígena). No pude estar más en desacuerdo, aunque mi juicio estaba viciado por el chauvinismo. ¿Cómo se atrevían a afirmar que las peruanas estaban entre las más feas, si son lindísimas? Empecé por nombrar a María Julia Mantilla, la peruana que en el 2004, fuera coronada Miss Mundo, en el certamen llevado a cabo en la isla de Sanya, en la República Popular de China. No, me refutaron, Maju podrá ser muy linda, pero no representa la belleza propiamente peruana, pues sus rasgos son marcadamente occidentales, españoles. Las peruanas, las del pueblo, no son así, concluyeron lacónicamente los gringos, a quienes ya no veía con tan buenos ojos, procediendo a cerrar la botella de licor.

Olenka_Zimmerman_0002 Bueno, pero no sólo puedo mencionarla a ella, repliqué, en perfecto inglés. Les hablé de la mujer con la mejor «cola» de Lima, Olenka Zimmerman. Modelo de televisión, actriz de novelas, ícono sexual de los años ´90. -Vlad, my good friend -me dijeron-, tampoco ella responde al típico perfil de la mujer peruana. A ella la podrías poner al medio de una calle de Europa, y pasaría como una natural, además, su apellido es marcadamente judío, no quechua, ni aymara, ni chimú, ni moche, ni nada que se le parezca. ¡Pero es peruana, for God´s sake! les respondí, antes de secar mi vaso de whiskey. Créanme, llegué a pensar en dejar de lado el deber de todo buen anfitrión y amigo. Estaban acabando con mi paciencia.

Imagen315979 Además, les dije que América es un continente mestizo, donde ya no cabe hablar de una sola raza, porque somos el crisol de muchas razas, con una heterogeneidad racial impresionante. Así, por ejemplo, teníamos a Fiorella Cayo Sanguinetti, de ascendencia italiana, pero tan peruana como yo. -Give me a break, me dijo Brian. Esa chica es tan rubia como yo. ¿Cuántas como ella ves caminando por las calles de Lima? ¿Cuantas más, en las provincias del Perú? Incisivo, me acusó de tener un gusto marcadamente occidental, mucho más que el de ellos, de raza anglosajona y pasaporte yanqui.

vanessa-saba-foto-12 No es así. Para mí -contesté-, una de las mujeres más guapas siempre ha sido la actriz de cine Vanessa Saba. Y no es precisamente, del tipo nórdica, sino más bien morena. Es verdad, consintieron, pero una vez más, estás en un error. Saba, es una forma del apellido libanés Sab, que nada tiene que ver con el nativo americano. Incapaz de refutar su teoría respecto del origen del apellido Sab, no me quedó otra que callar. Brian y John son dos egresados de Antropología de UC Berkeley. Conocen mejor que  yo, las diferentes razas humanas.

cholas -Mira Vladimir, me dijeron ambos en términos conciliatorios. La mujer peruana es marcadamente quechua, de ascendencia indígena, chola. Por más que te cueste admitirlo, y lo entendemos, no llega a tener la belleza de la eslava, la aria, la mediterránea, la gala o la anglosajona. Y me mostraron algunas fotos de rostros de mujeres indígenas que hicieron en su viaje. Claro que lo sabía, yo también había viajado por casi todo el Perú, y conocía bien a sus gentes. Cuando afirmamos que estaban entre las más feas, no fue por fastidiarte, incluso lo hemos escuchado de gente de aquí de Lima. Lo encuentras en las novelas de tu paisano, Jaime Bayly, etc. Como en todas partes, el mestizaje ha logrado bellezas excepcionales, pero son eso, excepcionales, o sea, una excepción a la regla. Igual que en México, las bellezas que aparecen en las telenovelas, no son las que caminan en el DF, Oaxaca, Michoacán, Tlaxcala o Chiapas. Que haya una que otra rubia en Santa Cruz de la Sierra, no indica que toda La Paz o Sucre, esté poblada de blancas.

Cuando finalmente los embarqué en su taxi con destino al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, los vi irse contentos, y yo, con un sabor amargo en la garganta. No me gustó mucho lo que me dijeron, pero en el fondo, tenían razón. Si uno visita el centro de Lima, con suerte encontrará una o dos mínimamente simpáticas. Por otro lado, es innegable la influencia internacional del programa de Laura Bozo, que hizo famosa a la mujer peruana, no precisamente por su belleza, sino todo lo contrario. Yo sí conocí, traté, me enamoré y me dejé querer por lindas representantes de la belleza peruana, pero hay que admitir un hecho irrebatible, nunca salían de su isla de bienestar en un inmenso mar de fealdad. Distritos como Miraflores, San Isidro, La Molina o Surco, no son todo el Perú. Le pese a quien le pese.

Publicar un comentario