martes, 2 de febrero de 2010

La teta asustada y su camino al Oscar

cineclub_la_teta_asustada_i Antes de ver esta poco menos «sorpresiva» película peruana, dirigida por la risueña Claudia Llosa Bueno, pensé que había visto todos los estados de ánimo de una teta: altiva, excitada, acomplejada, indiferente, maternal, hipersensible, complaciente, y así. Pero no, hay también tetas asustadas, producto del salvaje terrorismo que vivimos en los ochenta y noventa, o como lo llaman en la región altoandina, sasachacuy (tiempos difíciles en quechua). Llegar al extremo de proteger la integridad de la vagina con una papa en flor, puede explicarlo casi todo, si no es todo. Y Magaly Solier (Fausta), nos lo hace creer, aunque de ficción se trate. Y por ello, las quejas contra el filme fueron despiadadas, tildándola de racista, clasista y demás... Salieron a protestar los defensores de los indígenas, en parte, para justificar las generosas donaciones que les llegan del norte. Furibundos ayer, hoy son los primeros en aclamar su nominación a los Premios Oscar, como Mejor Película Extranjera. Es la primera vez en la historia del cine peruano que un filme nacional llega a estas esferas del celuloide, y que bueno, sepa usted.

 1519e97b-5ff2-41f8-8a79-3fd6b4bfd4c3

Este sugestivo nombre hace referencia a la creencia de los pobladores de las zonas rurales del centro-sur de Ayacucho, de transmitirse la tristeza de madre a hija a través de la leche materna. Si bien es cierto, el nombre está inspirado en la obra Entre prójimos. El conflicto armado interno y la política de la reconciliación en el Perú, de la antropóloga americana Kimberly Theidon, donde se explica el fenómeno. Ella está feliz, como es de suponer. Y nuestras compatriotas, también. Es que su éxito ha sido sorpresivo para todos. La película fue estrenada en la edición 2009 del Festival Internacional de Cine de Berlín, donde fue la ganadora del Oso de oro y el Premio de la Crítica FIPRESCI. Así mismo, en el XXIV Festival Internacional de Cine de Guadalajara, obtuvo dos galardones: Mejor película y Mejor actriz (por la actuación de Magaly Solier). Fue además ganadora en el Festival de Cine de Bogotá. Su último premio lo recibió el 12 de diciembre de 2009, en el Festival de Cine de La Habana como mejor largometraje. Tiene su mérito, además del piropo menos piropo que he escuchado en el cine, cuando, un lanzado galancillo de barriada quiere conquistar a nuestra asustadiza protagonista con un ufano: «si el rojo es color pasión, báñame con tu menstruación». Si no la han visto, alquílenla.

Publicar un comentario