domingo, 27 de diciembre de 2009

Samarcanda y Alamut


9788420667874 -¿Vlad, Cuál ha sido la mejor novela que has leído el 2009? –me preguntaron mientras masticaba, ufano, un buen pedazo de pavo horneado, especialidad de mi madre en la noche de Navidad. Para quien lee, por lo menos una buena novela al mes, la respuesta es imposible. No existe una «mejor novela», las hay muy buenas, y mejores, pero no mejor. Todo lo hace el momento en que la estemos leyendo, influyen también las circunstancias que nos hacen ser quienes somos –haciendo caso a la famosa frase orteguiana- y tantas otras cosas más. Sin embargo, como algo tenía que decir, pues todos voltearon a verme –más de uno con novísimo bigote de leche y chocolate-, mencioné una novela que disfruté mucho, regalo de cumpleaños de un entrañable amigo, Sid Ktf: Samarcanda, del libanés Amin Maalouf. Ahora bien, no esperemos encontrar en ella una respuesta final a los conflictos etnocentristas de índole religiosa en el mundo árabe. Es tan solo una novela, que cuenta verdades y mentiras, con el solo afán de entretener, y vaya que lo logra.
51Q701Yuc5L__SL500_ En resumen, Samarcanda es una historia de historias que toma como hilo conductor los avatares de un manuscrito que, como el nombre de la mítica ciudad de Samarcanda (Uzbekistán), contiene la famosa «Ruba’ iyyat» del gran poeta persa Omar Ibn al-Jayyám. Maalouf recrea un fascinante y tumultuoso mundo oriental. En el marco de la Persia medieval (finales del siglo XI), desgarrada por profundas contradicciones, dos figuras destacan junto a la del que, además de poeta, fuera astrónomo, geómetra y filósofo: la de Nizam el-Molk, gran visir del sultán Malikxah, y la del misterioso ismaelí Hassan Ibn Sabbah, fundador de la secta de los Hashashins (consumidores de Hachís), que desde su fortaleza de Alamut mantuvo aterrorizado al país. Si te animaste por su lectura, y el tema te atrapó, te recomiendo seguir con Alamut, del yugoslavo Vladimir Bartol. Aquí su sinopsis: En las montañas del norte de Persia se levanta la inexpugnable fortaleza de Alamut. Desde ella un líder político y religioso, Hassan Ibn Sabbah, «El Viejo de la Montaña», adoctrina y entrena a un grupo de fanáticos fedayin de la secta de los hashashins, para luchar en una guerra santa contra los turcos que, en 1092, son amos de un imperio. Les promete el paraíso y, a los elegidos, les permite visitarlo antes de entrar en la batalla. Considerada como una denuncia de la manipulación psicológica y el totalitarismo, el autor ideó esta novela en 1938 basándose en el comportamiento de fascistas y estalinistas, así como de las juventudes hitlerianas. Como dicen los españolitos, «que la lectura os sea propicia».
Publicar un comentario